La Federación de Asociaciones de Ocio Nocturno de España, FASYDE, reivindica la importancia que el ocio, la cultura y la vida nocturna tienen para el turismo en general y, muy particularmente, para la elección de los destinos, coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Turismo.

Casi uno de cada cuatro turistas que visitan España declaran que la principal motivación a la hora de elegir su destino turístico es la oferta de ocio nocturno, clubes y festivales. En definitiva, más de 20 millones de turistas extranjeros disfrutan de la vida nocturna y 2,5 millones acude a la variada programación de festivales musicales que cada año se realizan en España.

De hecho, a nivel nacional, el 30,9% de los clientes de los locales de ocio son turistas. Cifra relevante también en el ranking de comunidades autónomas encabezado por Baleares, en la que el 62, 2 % de sus clientes son turistas; seguido de la Comunidad Valenciana, con un 47%, Andalucía, con un 41%, Cataluña, con un 30,1%, y la Comunidad de Madrid con un 26,6%.

Con respecto al lema de la celebración de este año del Día Mundial del Turismo ‘Turismo y empleo: Un futuro mejor para todos"’, Ramon Maspresidente de FASYDE ha querido destacar que el ocio nocturno es el principal motor de empleo juvenil en España, ya que más del 30% de sus empleados, hasta 60.000, tienen menos de 30 años, lo que convierte al sector en el principal canal de acceso al mundo laboral de la población joven.

Al respecto, y en un contexto de creciente preocupación por la ralentización económica, la industria del ocio reclama la necesaria dignificación y reconocimiento del ocio nocturno y los espectáculos musicales, por parte de las administraciones, como uno de los sectores de mayor importancia estratégica, para la creación de riqueza y el modelo turístico español.

Para las empresas del sector recreativo, recalca Mas, es imprescindible abordar un plan integral para impulsar la sostenibilidad del ocio y el turismo, la elaboración de un catálogo de medidas y un plan de choque de lucha contra el botellón, los lateros y el ruido nocturno, que tanto degradan la imagen de las zonas de ocio turísticas de España. Asimismo, la lucha contra el intrusismo, la competencia desleal y la necesaria actualización de la normativa, que regula los horarios, el catálogo de establecimientos públicos, la licencia de actividad o los aforos, se suman a sus reivindicaciones.  

España debe recuperar el liderazgo mundial del ocio nocturno. Ibiza Barcelona o Madrid compiten con ciudades como Las Vegas, Berlin o Singapur. Para ello, “es necesario reconocer la importancia de la vida nocturna, la música y la cultura juvenil, pero apostando por un ocio responsable y de calidad”, subraya el presidente de FASYDE.