Seth Troxler abrió la caja de Pandora el pasado fin de semana por tachar a Camelphat a través de  un storie en su cuenta de  Instagram, de hacer música que no es más que EDM disfrazado de house.

El dúo inglés, no se quedó callado antes estas increpaciones respondiendo a esta burla a través de un tweet preguntando al dj si acaso, le estaban quitando el sueño. La respuesta de Seth Troxler no se hizo esperar, y declaró que le sorprende el mal gusto de la gente y que cómo podían ellos dormir sabiendo que en muy poco tiempo su música iba a ser olvidada. Además, expresaba: “Creo que todos tenemos derecho a dar una opinión. Sea buena o mala, una sociedad libre debería darnos la opción de expresar dichas opiniones. No me gustan muchas cosas. Posiblemente nada me gusta menos que el EDM disfrazado de música house. Esta es mi opinión. Y no lo siento por eso”.  

Muchos Djs alzaron la voz a favor de la dupla inglesa como Paul Woolford o Eric Prydz, aunque otros tantos se posicionaron a favor de Troxler. Demuir, escribía al otro dj dándole todo su apoyo y mostrando su opinión sobre el asunto. Su conclusión: que la industria está perdiendo autenticidad.

¿Qué podemos sacar de provecho de todo esto? Más allá del salseo acerca del EDM y de los Djs dando su opinión sobre el tema, probablemente nada. Discutir el estado del tech-house y de las dudas que suscitan la cultura que envuelve la industria tiene méritos, pero hacerlo en un debate abierto en Twitter no es la manera. Troxler tiene razón, las personas tienen derecho a dar sus opinión, pero eso no significa que las personas no puedan tener una opinión sobre su opinión, especialmente si tienes éxito. De esta misma manera esta no era la vía para expresar un desdén por la tecnología actual. Si Troxler presenta su música y la consideran válida para ganar un Grammy, dudamos que rechace la nominación...

Toda esta discusión acabó con un último tweet de Camelphat agradeciendo el apoyo recibido por parte de Djs, promotores, clubes y gente a la que incluso no le gusta la música electrónica.