Martin Solveig la ha liado. Durante la ceremonia del Balón de Oro donde el croata Luca Modric fue nombrado el mejor jugador de fútbol masculino del mundo, el francés Kylian Mbappe el mejor jugador joven del mundo y la noruega Ada Hegerberg la mejor jugadora de fútbol femenino del mundo, Martin Solveig, uno de los presentadores de la noche, se las arregló para acaparar los titulares. Después de que Hegerberg se hiciese con el premio y pronunciase un emotivo discurso sobre cómo inspirar a las jóvenes para que jueguen al fútbol Solveig le preguntó si sabía twerkear.

Antes de que pienses que se trata de un vídeo de cuatro segundos sacado de contexto, recuerda que es una ceremonia que celebra a los mejores jugadores del mundo. No están bailando y mucho menos twerkeando. Y puedes apostar que a Luca Modric o Kylian Mbappe no les preguntaron si sabían twerkear. Mbappe es el que está en el vídeo al final con una marcada reacción de sorpresa.

En un vídeo de disculpas Solveig dice que está “sorprendido” por la reacción online y que se trata de una “distorsión” de su nivel de inglés, a pesar de que hizo la pregunta en francés diciendo “Tu sais twerker?” Dice: “no quise ofender a nadie y no sabía que esto podría ser visto como tal ofensa”. Señala que bailaron Sinatra.

Por qué propondrías twerkear a Sinatra es algo que escapa a la lógica de cualquiera, especialmente en un evento como este. Este es el tipo de basura con la que las mujeres deportistas tienen que lidiar todo el tiempo con peores salarios, peores instalaciones y horribles comentarios sexistas online y en persona. En una celebración televisada del deporte uno podría pensar que esto no sucedería y aún así, sucedió.

Si hay algo que recordar sobre esta noche es el discurso de Hegerberg. Míralo, una, dos y tres veces.

Artículo original publicado en www.magneticmag.com por Ryan Middleton.