Jagjaguwar

Bon Iver acaba de lanzar su álbum, tres semanas antes de lo esperado. El nuevo álbum de la banda ‘i,i’ fue anunciado el mes de pasado y su fecha programada para el día 30 de agosto, sin embargo, el pasado jueves el grupo comenzó a subir vídeos y detalles de las canciones a su cuenta de Twitter. Luego subieron una playlist a todos los servicios de música en streaming. Y finalmente, publicaron el álbum completo. En ocasiones los artistas se ven forzados a publicar su música antes de tiempo debido a filtraciones catastróficas, problemas con la distribución o algún otro problema con el sello, sin embargo, no hay indicios de que alguno de estos haya sido el caso. Quizás Bon Iver simplemente se hartó de esperar y quiso lanzarlo.

Tras una pequeña introducción Bon Iver se sumerge en una colaboración entre la banda y James Blake que es la combinación perfecta de los sonidos de los dos. La suavidad de James Blake encaja con los gentiles sonidos de Justin Vernon en una pieza en la que ambos se dan espacio.

Cuando se anunció el álbum, Vernon dijo que era su trabajo más completo y adulto. Se trataba también del final de un ciclo de Lps diseñados para cada estación: invierno de ‘For Emma, Forever Ago’, la primavera de ‘Bon Iver, Bon Iver’, el verano de '22, A million’ y el otoño con ‘i,i’. Esto hace que sea aún más curioso que hayan adelantado la fecha de lanzamiento si para el otoño queda todavía un mes.

El álbum cuenta con una energía un poco diferente comparada con sus trabajos previos, pero no se aleja mucho de lo que ha sido su última década. El artista reúne los elementos que le han hecho tan popular en los últimos diez años.

Las letras a veces inescrutables cuentan la historia de un hombre que es más maduro pero que debe lidiar con los mismos problemas que nos afectan a todos. Se ocupa del paso del tiempo, mencionando el crecimiento de sus hijos en el emocional, triste y de alguna manera esperanzador ‘Naeen’. Mientras tratas de contener las lágrimas te percatas de que también él parece emocionalmente abrumado hacia el final de la canción.

La producción proviene de una amplia variedad de artistas, pero sin perder foco. Ayudan a respaldar sus falsetes con una suave percusión que crece a medida que aumenta la tensión, la guitarra acústica y los coros de acompañamiento. La suavidad de la electrónica y los sintetizadores que exploró en '22, A Million’ están de vuelta pero más moderados. ‘Holyfields’ tiene un elemento nostálgico de los ‘80s con el eco de sus órganos, cuerdas desgarradoras y suaves pads, pero es impulsado por la voz de Vernos mientras que ‘Jelmore’ trae de vuelta los sonidos electrónicos distorsionados para acompañar su lamento existencial. Bluesy hace florecer canciones como ‘Faith’ con el suave toque de la guitarra electrónica intercalado con la acústica y el suave arrullo del coro de fondo. Los saxofones a veces pueden ser cursis pero se usan de una manera maravillosa para cerrar el emotivo ‘Sh’ Diah’.

Parece que este es el álbum más completo y pensado de Bon Iver hasta la fecha. A veces puede ser inescrutable tanto lírica como sonoramente pero hay un método en la locura de cómo la vida puede ser igual. En las primeras escuchas parece que esta es la culminación de una gran era de música para Bon Iver y la más suave para escuchar de corrido. Tómate 40 minutos hoy para disfrutar de este álbum. Puedes escucharlo bajo estas líneas y hacerte con tu copia aquí.

Artículo original publicado en www.magneticmag.com por Ryan Middleton.