Burning Man es uno de los eventos más esperados de todo el año, el carácter inhóspito de su emplazamiento en el desierto Black Rock de Nevada lejos de ser un impedimento es uno de sus principales atractivos. Pero, la combinación de calor y microscópicas partículas de polvo puede que no sea la más adecuada para tus dispositivos electrónicos y si has tenido la ocurrencia de llevar tu propia mesa de mezclas lo habrás experimentando en tus propias carnes.

Ese sudor frío que recorre tu espalda cuando al deshacer tu maleta como paso previo a la vuelta a la rutina descubres con horror que sí, que Burning Man forma ahora parte de tu vida pero no sólo en sentido figurado, y es que la mitad del desierto de Nevada se ha venido contigo dentro de tu mesa de mezclas. Sin embargo, que no cunda el pánico, Christian Jackson ha sufrido esa misma situación y grabando el proceso de limpieza de sus CDJ-2000NXSs ha creado el tutorial definitivo para evitar que el polvo dañe la electrónica y los circuitos internos.  

Necesitarás: un spray de aire comprimido, varias botellas de spray vacías para crear tu propia mezcla de agua destilada y vinagre, una botella de alcohol, varios cepillos de dientes, un paño de microfibra, un set de destornilladores, unos guantes, y por supuesto, paciencia, mucha paciencia. Lo primero será rociar todo el dispositivo con aire comprimido, una vez quitada la mayor cantidad posible de polvo sin tocar es el momento de abrir. Comienza entonces el festival de despiezado, rociado de aire comprimido, de agua destilada y vinagre, de agua destilada caliente, de alcohol… hasta que hayas borrado por completo el rastro de Burning Man. Y tras dejarlo secar varios días es el momento del ensamblado.

Puede que Burning Man haya desaparecido de tu mesa de mezclas pero siempre estará en tu memoria, además, piensa que durante las horas que dedicarás a la limpieza tendrás tiempo de sobra para recordar todos los momentos vividos.