Pioneer DJ ha lanzado un nuevo documental sobre el impacto de las redes sociales en los DJs y las pistas de baile. Cuenta con la aparición de un selecto grupo de profesionales del sector: managers, DJS e incluso monjes budistas explicando nuestra adicción a las redes sociales.

El hilo común a lo largo de todo el documental es Danny Howard quien realiza una desintoxicación de las redes sociales durante siete días, una semana de verano que utiliza para asistir a actuaciones incluyendo su cumpleaños.

El documental examina cómo la pista de baile ha cambiado a lo largo de los últimos 20 años. Mark Lawrence menciona que desde el 85 hasta el 95 nadie quería que le hiciesen fotos en una pista de baile oscura y sudorosa, y mucho menos compartirlas. Ahora, todo el mundo tiene que parecer feliz en Instagram todo el tiempo.

Otros como Annie Mac y Carl Cox hacen notar lo molesto que puede llegar a ser ver a tu público estar continuamente grabando o haciendo fotos, llegando incluso a ser físicamente interrumpidos por ellos. Como dijo alguien, una fiesta ahora es como si el árbol cae en el bosque y no hubiera nadie allí para capturar el momento, ¿sucedió realmente?

Hay expertos en salud mental que explican las cualidades adictivas de las redes sociales sobre cómo las notificaciones y los me gusta provocan un aumento de endorfinas en nuestro cuerpo.

Sin embargo, no todo el mundo está tan en contra de las redes sociales. El más comprensivo es el periodista Ben Lefsetz quien dice que “cualquier interacción directa con sus fanáticos es buena”. Quienes dicen lo contrario viven en el pasado”. Otro señala que las redes sociales es una máquina masiva de marketing al alcance de tus dedos y sin la tradicional necesidad de pagar por ello.

Pero, hay otro lado oscuro con los conciertos que comienzan a basarse únicamente en los números y no el talento.

Puedes ver el documental completo aquí:

Artículo original publicado en www.magneticmag.com por Ryan Middleton.